Nadar. El primer gran retratista de la fotografía.

Fotografía - Comentarios -

En la historia de la fotografía, hay nombres que se destacan por su contribución al desarrollo de esta disciplina artística. Uno de esos nombres es Nadar, el primer gran retratista de la fotografía.

La carrera de Gaspard-Félix Tournachon, quien empezó a llamarse a sí mismo “Nadar” en 1838, comenzó como caricaturista y periodista, pero su interés por la fotografía lo llevó a abrir su propio estudio fotográfico en París en 1854. Desde allí, comenzó a fotografiar a personalidades de la época, incluyendo artistas, escritores, políticos y científicos. Su pasado como caricaturista le ayudaría a reconocer los rasgos esenciales que revelaban el carácter de una persona al fotografiarla.

Una de las características más distintivas de las fotografías de Nadar es la iluminación. Utilizaba luz natural y luz artificial para crear contrastes dramáticos en sus retratos. Además, el uso de fondos oscuros y la disposición cuidadosa de los sujetos creaba una sensación de profundidad en sus fotografías.

Aunque Nadar es conocido principalmente por sus retratos, también es conocido por sus fotografías aéreas. En 1865, tomó la primera fotografía aérea de la historia, utilizando un globo aerostático para capturar una vista panorámica de París.

Por aquel estudio parisino pasarían figuras célebres de la época, como Baudelaire, Sarah Bernhard, Víctor Hugo, Courbet, Julio Verne, Giuseppe Verdi, Alejandro Dumas, Rodin, Monet, Delacroix y muchos otros.

Nadar. El primer gran retratista de la fotografía.

Entre los retratos más destacados de Nadar se encuentra el de Charles Baudelaire, uno de los escritores más influyentes del siglo XIX. En esta fotografía, Baudelaire aparece con una expresión pensativa y melancólica, capturada en un momento íntimo.

Nadar. El primer gran retratista de la fotografía.

Otro retrato icónico de Nadar es el de Sarah Bernhardt, la famosa actriz francesa. En esta fotografía, Bernhardt se ve elegante y enigmática, con un vestido de encaje blanco.

Nadar. El primer gran retratista de la fotografía.
O algunas de las de la serie que realizó del famoso compositor húngaro Franz Liszt, aquí en una fotografía de 1886, cuando el músico tenía setenta y cuatro años. 

Llegó a convertirse en un retratista de tal prestigio, que para aquellas celebridades suponía un honor ser fotografiados por él. 

Además de ser un gran artista, Nadar también fue un técnico experto en el equipo de fotografía de su época. Utilizó cámaras de gran formato, como la cámara de placa húmeda, que le permitió hacer copias a gran escala de sus fotografías. En su estudio, también utilizaba una gran variedad de lentes y filtros para crear diferentes efectos en sus imágenes. 

Nadar no retocaba ni manipulaba sus fotografías, sino que se servía únicamente de la luz y del gesto de los modelos. Una de las innovaciones más notables de Nadar fue su utilización de la luz artificial en su estudio. Él creó un sistema de iluminación que le permitió tener control total sobre la luz en sus fotografías, permitiéndoles crear efectos dramáticos y realistas.

En resumen, Nadar fue no solo un gran artista, sino también un técnico innovador que experimentó con una variedad de técnicas y equipo para lograr su visión en sus fotografías.

Utilizaba luz natural y luz artificial para crear contrastes dramáticos en sus retratos. Además, el uso de fondos oscuros y la disposición cuidadosa de los sujetos creaba una sensación de profundidad en sus fotografías.


Desafortunadamente, la carrera de Nadar fue interrumpida por la guerra franco-prusiana de 1870, que lo obligó a huir de París y cerrar su estudio. A pesar de esto, su legado como uno de los primeros grandes fotógrafos y retratistas permanece intacto.

En definitiva, Nadar fue uno de los pioneros de la fotografía y un gran retratista. Su enfoque innovador en la iluminación, los fondos y la disposición de los sujetos creó un estilo distintivo que ha inspirado a muchos fotógrafos posteriores. 

Aunque su carrera fue interrumpida por la guerra, hoy en día su trabajo se encuentra en colecciones de museos de todo el mundo y su legado y su influencia siguen siendo una parte importante de la historia de la fotografía.

Si sientes que este artículo te ha aportado, si ha despertado algo en ti, te agradecería de veras que lo compartieras y que, si te apetece, me dejaras unas líneas en los comentarios. Me interesa mucho tu opinión, y también saber si te gustan estos temas para profundizar en ellos. También puedes suscribirte al blog, es gratis y no te perderás ninguna de las publicaciones. ¡Muchas gracias!

Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 6 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente