Ciudades más grandes de la historia

La memoria - Comentarios -

Primero fueron aldeas con casas de adobe y luego poblados amurallados. Hace unos 5.500 años surgieron en Mesopotamia las primeras ciudades de la historia, con un poder central, grandes templos y miles de habitantes.
La aparición de las ciudades en la historia fue un proceso gradual que se inició en diversos puntos del Próximo Oriente, desde el Levante hasta Irán, y que alcanzó su mayor desarrollo en Mesopotamia.
Los primitivos poblados fueron siendo cada vez de mayor tamaño, basados en la agricultura, muchas veces amurallados y con prácticas religiosas como enterramientos individuales. Se cree que Jericó, Çatal Hüyuk o Eridu podrían haber sido las primeras ciudades de la historia.

Primeras ciudades de la historia

Los primeros pasos hacia el fenómeno urbano se registran entre 12.000 y 7.500 a.C, en el área de la actual Siria y Palestina.
Por primera vez grupos de cazadores-recolectores abandonaron su modo de vida itinerante, propio del Paleolítico, para instalarse en pequeños poblados y dedicarse a la agricultura y la ganadería, características del Neolítico.
El mayor ejemplo de asentamiento de este período se encuentra en Tell es-Sultan, en el valle del Jordán. La arqueóloga británica Kathleen Kenyon excavó el yacimiento desde la década de 1950 y lo identificó con Jericó, la primera ciudad de Palestina que conquistaron los israelitas tras abandonar Egipto, según el Antiguo Testamento. Según éste, Josué, el sucesor de Moisés, la sometió a asedio y derribó sus murallas al son de las trompetas. Estos hechos se sitúan entre 1.400 y 1.260 a.C. pero el yacimiento estudiado por Kenyon y arqueólogos posteriores tiene niveles mucho más antiguos, que se remontan al VIII milenio a.C.
Jericó estaba densamente poblado, con casas circulares de ladrillos de adobe hechos a mano. Tenía una muralla de piedra y una torre circular de nueve metros de altura. ¿Podría ser la Jericó del VIII milenio a.C. la primera ciudad de la historia? Parece que no, puesto que tan solo tenía cuatro hectáreas de superficie y su sociedad no estaba jerarquizada, pues no se han encontrado palacios ni templos.

Los primeros pasos hacia el fenómeno urbano se registran entre 12.000 y 7.500 a.C., en el área de la actual Siria y Palestina.

En el período que va de 7.500 a 6.000 a.C. surgieron muchos más núcleos de urbanización, alcanzando no solo al Levante, sino también a Turquía, Mesopotamia e Irán. Las dimensiones de los mismos también aumentaron, como se aprecia en el yacimiento más destacado de este período, Çatal Hüyuk, en el centro de la actual Turquía, descubierto por James Mellart en la década de 1950. Se trata de un yacimiento de 13 hectáreas de superficie, el triple que Jericó, y se calcula que albergaba entre 5.000 y 7.000 habitantes. Las casas eran rectangulares y estaban adosadas unas a otras. Fabricaban cerámica y su economía era diversificada, con la agricultura como base.
Se trata de un avance evidente respecto a asentamientos anteriores, pero aún no podemos decir que sea una ciudad.

La primera ciudad no surgiría ni en Levante ni en Anatolia, sino en las tierras entre los ríos Tigris y Eúfrates. Entre los milenios VI y V a.C. grupos de agricultores y ganaderos abandonaron los montes Zagros, estribaciones montañosas en torno a Mesopotamia, para instalarse en la llanura.
Estas fértiles tierras favorecieron el desarrollo de una economía agraria muy productiva, que requirió para su organización un complejo sistema de canales de riego y de diques para controlar las crecidas estacionales de los ríos. Esto conllevó unos excedentes que fueron destinados al comercio, así como un crecimiento demográfico sostenido y una organización social capaz de gestionar todo ello. En último término, aparecieron las ciudades.
Si atendemos a los propios textos mesopotámicos, como el mito del diluvio, donde habla de la primera de las ciudades antediluvianas, o el Génesis de Eridu, donde es mencionada de nuevo como la más antigua de todas las urbes, ésta sería precisamente la primera de las ciudades.

ciudades más grandes de la historia

Lo cierto es que su población, entre 2.000 y 4.000 personas, hacía que Eridu no alcanzara las dimensiones de las ciudades que pronto surgirían. Quizás su recuerdo como una ciudad de gran antigüedad se debía a su significación religiosa. Allí surgieron los primeros templos, considerados el precedente de los zigurats mesopotámicos.

Cuando en la baja Mesopotamia se creó una completa red de canales que permitió la aparición de sociedades jerarquizadas, se produjeron grandes transformaciones como el desarrollo de la escritura y la aparición de sistemas religiosos complejos. Entonces  aparecieron las primeras ciudades de la historia.
La principal de ellas fue Uruk, la gran capital de los sumerios, la civilización que inventó la escritura y la rueda, y que dominó económica y culturalmente a los pueblos de la región durante siglos. Tenía 10.000 habitantes, cifra que en 2.700 a.C. ascendió a entre 50.000 y 80.000, con una superficie de 400 hectáreas y rodeada por una muralla de diez kilómetros de longitud, poseía diversos recintos sagrados de grandes proporciones, así como un zigurat.
Uruk, y poco después los grandes núcleos sumerios de la baja Mesopotamia, fueron las primeras urbes de la historia.

Ciudades habitadas más antiguas

Las ciudades más antiguas cercanas a Mesopotamia son Susa (Irán), Erbil y Kirkuk (Irak). Su antigüedad se remonta al año 2.300 a.C. en Erbil, 3.000 a.C. en Kirkuk y 4.200 a.C. en Susa (siendo ésta última además una de las capitales del imperio persa). Otras dos ciudades cuya fundación se establece entre el 3.500 a.C. y el 4.300 a.C. son Gaziantep (Turquía) y Alepo (Siria). En esta última se encuentra el Templo de Hadad, un antiguo monumento construido hace más de 4.000 años.
Pero la mayor concentración de núcleos urbanos antiguos se sitúa en la franja occidental de Oriente Próximo y la costa oriental del Mar Mediterráneo: Homs, Damasco (Siria), Biblos, Sidón, Tiro (Líbano), Yenín, Jericó, (Palestina) y Jerusalén (Israel).

No falta quien otorga a Damasco (Siria) el ser la ciudad más antigua del mundo, aunque no exista consenso al respecto. Se calcula que tiene más de 12.000 años, si bien su asentamiento a gran escala se produjo con los arameos en el año 2.500 a.C. 

Jesusalén (2.800 a.C.) ha tenido gran importancia histórica desde el punto de vista religioso, al ser una ciudad sagrada para tres religiones (Judaísmo, Cristianismo e Islamismo) La capital de Israel ha sido asediada 23 veces y fue destruida en dos ocasiones.

Las ciudades fenicias de la costa oriental del Mar Mediterráneo han perdurado hasta nuestros días, concretamente en Líbano:
Biblos (5.000 a.C.) fue el centro del comercio del Mediterráneo oriental. La primera Biblia procede de allí. Beirut (5.000 a.C.) Actual capital de Líbano. Sidón (4.000 a.C.) fue destruida por los asirios y reconstruida por los persas. Tiro (3.000 a.C.) Famosa por el asedio al que fue sometida por Alejandro Magno, construyendo un dique para que sus máquinas y su ejército pudiesen alcanzar las murallas de la ciudad situada en una isla fortificada.

Uruk, y poco después los grandes núcleos sumerios de la baja Mesopotamia, fueron las primeras urbes de la historia. No falta quien otorga a Damasco (Siria) el ser la ciudad habitada más antigua del mundo, aunque no exista consenso al respecto.

En Grecia, Atenas (1.400 a.C) tiene indicios de ocupación desde el 8.000 a.C. aproximadamente, pero no se tratan de asentamientos continuos. Durante la Grecia Clásica esta Ciudad-Estado fue dominante como centro político, intelectual y cultural del mundo conocido, así como la polis donde se originó la filosofía occidental.

 Y, por supuesto, en Egipto, se sitúa Tebas (2.000 a.C.), ahora conocida como Lúxor, que fue capital de los imperios Medio y Nuevo de Egipto durante 1.500 años. Homero la describió en la Ilíada como “la ciudad de las cien puertas”, y en sus inmediaciones se encuentra nada menos que el Valle de los Reyes y el Valle de la Reinas, gran parte del patrimonio arqueológico de Egipto. Fue un importante centro religioso para la cultura egipcia y se estima que su población pudo llegar a las 650.000 personas.

Las mayores ciudades de cada época

Menfis (Egipto)

La gran ciudad del primer Imperio Egipcio y capital de las primeras dinastías imperiales. Fundada a finales del IV milenio a.C., llegó a tener unos 35.000 habitantes a finales del siguiente milenio. Situada a unos 20 kilómetros al sur de la actual El Cairo, su emplazamiento en el delta del Nilo le permitía controlar a los pueblos del Alto y del Bajo Egipto, hasta que fue relevada por Tebas como gran centro religioso y político del Imperio.

Babilonia (Irak)

Aproximadamente entre los años 2000 y 500 a.C. Babilonia fue la capital del imperio babilónico y un importante centro religioso y mercantil. Allí se levantó la legendaria Torre de Babel y se construyeron los Jardines colgantes de Babilonia, considerados una de las siete maravillas del mundo antiguo.
El griego Heródoto visitó la ciudad en torno al 450 a.C. y escribió que «sobrepasaba en esplendor a cualquier ciudad del mundo conocido».
La capital babilónica contaba con inmensos y decorados templos y palacios, además del zigurat de ladrillo que, supuestamente, era la Torre de Babel mencionada en la Biblia.

En el siglo XVII a.C. Babilonia era el centro de un gran imperio, durante el reinado de Hammurabi. Posteriormente la ciudad pasó a manos de los Kassitas, que la gobernaron desde 1660 a.C. hasta 1150 a.C. En el siglo VII a.C., los asirios capturaron y saquearon la ciudad.
El general babilonio Napopolasar derrotó a los asirios en el año 626 a.C. y Babilonia recuperó su antigua gloria. Él y su hijo Nabucodonosor reconstruyeron la capital y la transformaron en la más bella ciudad del Oriente Medio antiguo.
La ciudad de Nabucodonosor ocupaba 850 hectáreas, más grande que muchas ciudades modernas, y en su apogeo vivían en ella 250.000 personas.
Era rectangular y estaba rodeada por una doble línea de murallas. Una exterior con 26 metros de grosor y una interior igual de maciza.
Ocho puertas de bronce daban acceso a la ciudad. La más magnífica de todas era la Puerta de Ishtar. Sus muros y acceso estaban decorados con brillantes ladrillos vidriados azules, además de por relieves de animales que representaban a los dioses babilónicos.
El río Éufrates atravesaba la ciudad, dividiéndola en dos, comunicadas por un puente de piedra. En la parte occidental estaban las casas de la mayoría de los ciudadanos, mientras en la oriental estaban los templos y palacios.
El palacio de Nabucodonosor estaba cerca de la Puerta de Ishtar. Conocido como «Maravilla de la humanidad», se construyó en torno a cinco patios y sus muros estaban decorados con ladrillos vidriados.
Al sur del palacio se encontraba el templo de Marduk, unido a la Puerta de Ishtar mediante una amplia Avenida Procesional. El templo era el centro de la fiesta más importante de la ciudad, que tenía lugar durante el año nuevo y duraba 11 días.
Al norte del templo de Marduk había un zigurat de ladrillo que se supone que es al que la Biblia mencionaba como la Torre de Babel. Alcanzaba los 91 metros de altura y en su cima había un pequeño santuario de Marduk.
Según las descripciones, los Jardines Colgantes de Babilonia fueron construidos por Nabucodonosor para complacer a su esposa, una princesa meda que añoraba los bosques y praderas de su tierra natal. Probablemente crecieran en terrazas.


ciudades más grandes de la historia
Atenas (Grecia)


Atenas es una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo. Tuvo su época de máximo esplendor en la Grecia Clásica. En ella nació el sistema político de la democracia y fue entre los siglos V a.C. y II a.C. uno de los núcleos culturales más importantes del Mediterráneo, gracias a contar con algunos de los filósofos e intelectuales más relevantes de la historia.

Su época más importante políticamente fue durante el mandato de Pericles, en el siglo V a.C. En esta época se construyeron algunos de los templos más importantes de la Acrópolis como el de Atenea Niké, el Erecteión o el Partenón. Las guerras, especialmente la del Peloponeso, contra Esparta, hicieron que el poder de Atenas se debilitase hasta la época helenística en la que recuperó parte de su esplendor.
ciudades más grandes de la historia

Roma (Italia)

En la Antigüedad era considerada la capital del mundo y no era para menos. Gobernó uno de los imperios más poderosos de la historia: el romano. En Roma se produjeron avances en ámbitos como la arquitectura, la medicina, la filosofía, la literatura y el arte.
Fundada por Rómulo y Remo en 753 a.C., Roma inició su imparable expansión durante los siglos III y II a.C. con su participación en las guerras púnicas, que culminaron con la conquista de Cartago y las guerras macedónicas. En los siguientes siglos Roma se hizo con el control de gran parte del Mediterráneo, desde el océano Atlántico hasta el golfo Pérsico.
Roma era una ciudad deslumbrante. El foro era la zona más concurrida, los mercados de Trajano eran tan grandes como los actuales centros comerciales, el circo Máximo era enorme y ofrecía espectáculos sin parangón, además había numerosas termas en la ciudad a las que cualquiera podía acudir para darse un baño. Pensemos en la capacidad de sus edificios públicos, como el Coliseo con sus 80.000 localidades.
Ya en el siglo II a.C. llegó a tener unos 150.000 habitantes, pero fue en época imperial cuando Roma se convirtió en la capital del mundo, llegando a alojar hasta un millón de personas.

ciudades más grandes de la historia
Xian (China)

Su historia se remonta al siglo II a.C. y fue la primera capital del imperio chino, cuando el emperador Qin Shi Huang unificó los reinos para formar un solo territorio. El imperio chino llegó a competir en influencia con Roma y Constantinopla.
Fue la gran ciudad china durante varios siglos llegando a alcanzar el medio millón de personas en torno al año 800 d.C. Como punto de partida de la Ruta de la Seda, Xian fue una de las primeras ciudades multiculturales de la historia.
A esta época pertenecen los famosos guerreros de terracota, más de 8.000 esculturas que el emperador ordenó construir para que le acompañasen en el Más Allá. Sin embargo, éstas no se encontraron hasta el siglo XX.

ciudades más grandes de la historia
Alejandría (Egipto)

Fundada por Alejandro Magno en el 331 a.C. Fue uno de los puertos principales del Mediterráneo y el faro de Alejandría, considerado como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo fue una de las obras más destacadas de la ciudad. También el Museo, situado en una parte del antiguo palacio donde se alojó la dinastía ptolemaica y consagrado a las musas del saber, de las artes y las ciencias, hizo de Alejandría el centro del saber más grande del mundo. Su gran biblioteca también ocupó un lugar destacado, siendo la más prestigiosa y completa de la Antigüedad. Llegó a tener más de medio millón de habitantes en las últimas décadas del siglo I a.C.

ciudades más grandes de la historia
Constantinopla (Turquía)

La actual Estambul fue una antigua ciudad griega, Bizancio, que el emperador Constantino I el Grande cambió el nombre por el de Constantinopla y comenzó una época de crecimiento geográfico, económico y cultural. La nueva capital del imperio romano de oriente llegó a convertirse en la ciudad más grande y poblada del mundo. Al igual que Roma se levantó sobre siete colinas y su estructura siguió el modelo de la capital.
Las construcciones más importantes de la época fueron el hipódromo, del que se conservan sus dos obeliscos, y la iglesia de Santa Irene.
La fragmentación del imperio romano provocó la fundación del bizantino. En el siglo VI, con Justiniano, se levanta Santa Sofía y la muralla de la ciudad. En esta época se convirtió en una de las ciudades más ricas de Europa.
ciudades más grandes de la historia
Pekín (China)

Pekín se convirtió en la capital de la dinastía Ming en 1420, y así lo ha sido desde entonces para China. Los Ming construyeron la famosa Ciudad Prohibida y el Templo del Cielo. Pekín continuó siendo la ciudad más grande del mundo durante varios siglos, alcanzando una población de 1.100.000 habitantes en el año 1.800.

ciudades más grandes de la historia

Londres (Inglaterra)

La Revolución Industrial, que tuvo su origen en el Reino Unido, cambió para siempre el mapa político, económico y social del mundo. Las ciudades también cambiaron, aumentando espectacularmente su población en torno a las grandes zonas industriales.
En este contexto, Londres llegó a ser la ciudad más importante del mundo entre 1831 y 1925, llegando a alcanzar los 6 millones de habitantes en 1900.
Tal cantidad de personas juntas se convirtieron en una fuente de problemas. Por un lado, el hacinamiento provocó varias epidemias de cólera. Por otro, el creciente número de tráfico rodado pronto congestionó la circulación, lo que llevó a la creación de la primera red ferroviaria local. Las reformas del trazado urbano y el tratamiento de aguas residuales fueron fundamentales para el crecimiento de Londres.

ciudades más grandes de la historia

Nueva York (Estados Unidos)

Con 12 millones de habitantes a mitad del siglo XX, Nueva York se erigió en la capital cultural, económica y política del mundo occidental, sobre todo, tras la II Guerra Mundial. Millones de emigrantes procedentes de Europa y el resto del mundo llegaron a la isla de Ellis, aumentando su población rápidamente y convirtiéndola en un icono multicultural.
Nueva York emergió con Wall Street liderando el ascenso de Estados Unidos como la potencia económica dominante. El cuartel general de las Naciones Unidas (construido en 1952) representaría la influencia política de la ciudad.
Nueva York es la gran megalópolis moderna que define un poco lo que serán las demás que aparecerán en el mundo: una gran difusora de la cultura y promotora del turismo, así como lugar de hacinamiento y de desplazamiento de los vecinos pobres hacia barrios marginales. Hoy cuenta con más de 20 millones de habitantes contado su área metropolitana.
El skyline de Nueva York cambió totalmente en los años 1930, tras la Primera Guerra Mundial, con la construcción de algunos de los rascacielos más altos del mundo, como el edificio Chrysler de 319 metros en 1930 y el Empire State Building de 381 metros en 1931.

ciudades más grandes de la historia

Tokio (Japón)

40 millones de habitantes tiene Tokio, contando todo el área metropolitana. En 1965 se convirtió en la cuidad más grande del planeta, dejando atrás a las ciudades occidentales a nivel demográfico y solo rivaliza ya con urbes como Delhi, Shanghái o Yakarta.
Tras la Segunda Guerra Mundial, la capital nipona fue reconstruida para convertirse en la ciudad más grande de la historia, por el momento. Su economía, basada en la tecnología y la investigación, le ha permitido continuar creciendo.
Este acelerado crecimiento poblacional ha conllevado graves problemas sociales y urbanos, pero no cabe duda de que Tokio es una de las ciudades más deslumbrantes del mundo y un verdadero reto para los viajeros.

ciudades más grandes de la historia


Las ciudades del futuro

Según la ONU, en el año 2.000, 2.860 millones de personas habitaban en áreas urbanizadas, frente a 750 millones en 1950 y los 215 de 1900. La población urbana, por tanto, ha pasado de representar un 13% al iniciarse el siglo XX a situarse en el 29,8% en 1950, hasta el 47,2% al acabar la anterior centuria.

El crecimiento de las ciudades ha sido, asimismo, espectacular. Los núcleos urbanos con una población superior al millón de habitantes han pasado de 11 en 1900 a 283 a finales de siglo, concentrando un 12,30% de la población mundial (frente al 1,44 de 1900).

No solo es que Asia y América Latina han asumido gran parte del crecimiento demográfico del planeta, sino también que en dichos continentes han surgido las principales ciudades de finales de siglo.

La transformación de la geografía urbana ha sido igualmente llamativo. No solo es que Asia y América Latina han asumido gran parte del crecimiento demográfico del planeta, sino también que en dichos continentes han surgido las principales ciudades de finales de siglo. Si en 1900 nueve de las diez primeras en población del mundo se situaban en Europa y América del Norte, por solo una, Tokio, en Asia; a finales de siglo ninguna de las diez primeras ciudades se encontraba en esos continentes.

La caída en el ranking de ciudades ha sido especialmente dramático en algunos casos. Viena, por ejemplo, ha pasado del 6o lugar en 1900 al 142o en 2000. Filadelfia, del 8o al 143o. Chicago del 5o al 59o. Incluso las ciudades líder en Europa y EEUU han perdido lugares en el ranking mundial: Londres ha pasado del primero al vigésimo lugar y New York del segundo al decimoséptimo.


Las grandes aglomeraciones de Tokio-Yokohama y New York-Filadelfia, ambas con más de 30 millones de habitantes, u Osaka-Kobe-Kyoto o Rhin-Ruhr, con más de 10 millones, o Randstad o Washington-Baltimore, con más de cinco millones, son ejemplos del desbordamiento urbano producido en la segunda mitad del siglo XX. Junto a ellas, las grandes metrópolis del mundo menos desarrollado, tales como Méjico, Seul, Sao Paulo, Bombay, Manila o El Cairo, son estructuras urbanas descomunales. Las megalópolis que anunciaba Jean Gottmann (1961) son en la actualidad una realidad en todo el planeta.

Y las predicciones dicen que en el año 2050 Delhi será la ciudad más poblada del mundo. Según Naciones Unidas, la población de India representará para entonces el 19% de la población mundial, mientras que China contará con un 18%.


Si sientes que este artículo te ha aportado, si ha despertado algo en ti, te agradecería de veras que lo compartieras y que, si te apetece, me dejaras unas líneas en los comentarios. Me interesa mucho tu opinión, y también saber si te gustan estos temas para profundizar en ellos. También puedes
suscribirte al blog, es gratis y no te perderás ninguna de las publicaciones. ¡Muchas gracias!
Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 3 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente